Con una historia que comienza en el Minas Gerais del siglo XIX, la Santanense siempre buscó innovar e invertir en calidad y preparo técnico, creando una empresa fuerte, moderna y competitiva. Siendo una empresa centenaria, estuvo presente en los grandes cambios culturales a lo largo de los años. De la semana del arte moderno en São Paulo al movimiento hippie de los años 60, la Santanense siempre contribuyó con sus tejidos a la trayectoria de la moda.

Conoce más de la historia de la Santanense en los links abajo y prepárate para un delicioso viaje en el tiempo, lleno de tendencias y mucha innovación.

Previous
Next
es_ES

1891

El 23 de octubre de 1891en Arraial de Sant'ana de São João Acima (hoy Itaúna, Minas Gerais), se fundó la Compañía Tejidos Santanense, por Manuel José de Sousa Moreira.

En esta época, los patrones y los tejidos de moda venían de Francia: para los hombres, trajes pesados y sobrios; para las mujeres, los vestidos de paseo que ganaban adornos alrededor de las caderas.

1895

En septiembre de 1895 la Santanense iniciaba sus actividades con 120 funcionarios y una producción mensual de 40.000 metros en 32 telares (pese a que ya había adquirido 200 telares).
Independencia fue el nombre dado al primer tejido que salió de los telares de la Santanense. La producción estaba conformada de sofisticados tejidos conocidos en Brasil como “chitas” y “morins”, para abastecer un mercado creciente de nuevos asalariados pos-esclavitud. Ese es el periodo de la sustitución del trabajo esclavo por el asalariado, del desarrollo del mercado, de la rápida expansión de los ferrocarriles, del desarrollo a través de la cultura del café y del surgimiento de las industrias.

1920 / 1930

En este periodo entraban en escena los automóviles, el modernismo y el cubismo. São Paulo se transforma en una fiesta artística con la Semana del Arte Moderna. Las damas de la sociedad se levantan los vestidos hasta los tobillos y respiran la libertad del corsé. Fue un hito en la conquista definitiva de la estética femenina de la década de 1920. La industria textil de Minas Gerais y Brasil aún no acompañaba este compás y la moda era totalmente importada de los grandes centros mundiales.

Ese atraso solo fue resuelto en el periodo de 1930 a 1950 con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, y la creciente búsqueda por tejidos generada por dificultades en las importaciones. Es ahí que la Compañía Tejidos Santanense se preparó técnicamente y gerencialmente para poder crecer en el mercado. Las revistas de moda se convirtieron en referentes para las costureras, que hicieron realidad el glamour del “pret-à-porter”. Los costureros de la época fueron a París en busca de inspiración para sus creaciones.

1950

A partir de 1950 la empresa invirtió fuertemente en modernas instalaciones y en la adquisición de otras unidades industriales. Resolvió también serios problemas energéticos con la construcción de presas y centrales hidroeléctricas para consumo propio. Fue en este Brasil de la posguerra, donde el proceso mundial de reconstrucción industrial alcanzó todos los campos y segmentos, que la Santanense invirtió principalmente en la formación técnica de su gente.

Así, mejoró sustancialmente sus productos y duplicó su producción. En ese periodo, la industria textil buscó adaptarse a la practicidad de la vida moderna, creando los tejidos sintéticos, que no requieren planchado: nylon para ropa ligera, helanca para trajes de baño, tergal para faldas plisadas y pantalón con pliegues permanentes.

1960 / 1970

En el inicio de los años 60 la FENIT (Feria Nacional de la Instruía Textil) organizó los primeros desfiles con la presencia de costureros franceses. La empresa francesa Rhodia lanzó, en estos desfiles, la moda brasileña de exportación: brazilian look, brazilian fashion, brazilian nature. La ropa subía y bajaba, ensanchaba y estrechaba, Mary Quant economizaba tejido con la minifalda. Piernas anchas en pantalones. El ombligo se quedó fuera con el pantalón saint-tropez.

Los rebeldes lo consumieron todo. Todas las modas pronto estaban fuera de moda. Los hippies se dejaban crecer el pelo.

Todos usaban jeans para caminar contra el viento.

En 1967, la Santanense se convirtió en una empresa de capital abierto y continuó su expansión, adquiriendo en 1976 el proyecto textil de la Hilandería Santa Helena S.A, en Montes Claros, área de la superintendencia de Desarrollo del Nordeste por sus siglas en portugués SUDENE. En los salones de Planalto, diez de cada diez mujeres vestían traje. En las aceras de Leblon, desfilaron glúteos regordetes y post-moldeados en fibras sintéticas. Los sitios de rock pidieron jeans, una camiseta y, quién sabe, una chaqueta de cuero.

1990

Los años 90 propusieron una insinuada sensualidad y la creatividad estallaba buscando nuevos materiales y nuevas formas de presentarse. El mercado supercompetitivo y globalizado, donde la competencia rompe las barreras nacionales, nos muestra que la competencia, la calidad, la flexibilidad y la agilidad son fundamentales para permanecer en el mercado.

En este mundo globalizado, el sector textil brasileño experimentó una profunda reestructuración y una fuerte competencia con productos de contrabando e importaciones del sudeste asiático. En este momento, Santanense diversificó su línea de productos y lanzó artículos para un nuevo segmento dentro de la empresa: el de la uniformidad profesional.

La Santanense invirtió US $ 70 millones en equipos y tecnología y cambió su línea de productos, agregando valor y calidad. Consciente de su responsabilidad social, la empresa invirtió en el medio ambiente y en proyectos culturales. El 13 de diciembre de 1996, la Santanense logró la Certificación ISO 9002/94.

2000 / 2003

La moda siente la necesidad de diferenciarse y el estilo prevalece sobre las informaciones colectivas de la moda. La búsqueda del desarrollo sostenible se vuelve clave.

En su 110º aniversario, la Santanense celebró la certificación en ISO 14001, la norma que reconoce a las empresas que respetan y cuidan el medio ambiente. 

La Santanense fue la primera industria textil de Minas Gerais en obtener esta certificación. Este es un logro para la empresa y sus empleados, y un regalo para la comunidad. No es de hoy que la Santanense se preocupe por el medio ambiente. Durante años, la empresa ha mantenido áreas de reforestación y estaciones de purificación de agua. Para la certificación fue necesario sistematizar y adecuar estas y otras acciones en un sistema de gestión ambiental.

La concientización, el compromiso y la participación de los empleados fueron fundamentales para la certificación. Cada empleado realmente marcó la diferencia para la conquista de la ISO 14001.

Comprometida con el mejoramiento de la calidad y el progreso de la empresa, la Santanense también invirtió en su parque industrial. 24 millones de reales en equipamiento, modernización y en el sistema de gestión, llevando la producción a nuevos niveles. Además, también invirtió en el mejoramiento de su equipo: en el año 2000, tuvimos 232 mil personas por hora de entrenamiento.

2004

La Santanense pasó a formar parte de la Coteminas, uno de los grupos textiles más grandes del mundo. La empresa se vuelve mucho más competitiva, combinando excelencia en diseño, servicio superior, vanguardia tecnológica y escala global. El grupo Coteminas cuenta con 15 plantas en Brasil, 5 en Estados Unidos, 1 en Argentina y 1 en México, involucrando a más de 15.000 colaboradores que se dedican con entusiasmo en la construcción del progreso y a satisfacer a miles de clientes en todo el mundo.

2010

La Santanense se preparó para ofrecer a sus clientes, sin importar dónde se encuentren, productos cada vez más adecuados a sus expectativas. La estrategia implicó ajustar el enfoque en el mercado. El objetivo es generar productos innovadores y de calidad, atender a los clientes con excelencia y obtener resultados que satisfagan a los accionistas y a la comunidad.

La Santanense quiere estar presente en la vida de sus clientes y socios. Al final, esta es una empresa al día con el mundo. Una empresa que viste su tiempo.

Este año la empresa se consolida como el mayor proveedor de tejidos para uniformes en América Latina.

2015

A qualidade de vida no trabalho, as ações de sustentabilidade, a satisfação dos clientes e a garantia de qualidade dos produtos e serviços são preocupações constantes na Santanense. Esta busca constante de adequação e melhoria para  entrega de produtos conformes com a sustentabilidade sócio ambiental, resultaram nas certificações ISO 9001, ISO 14001, STANDARD 100 by OEKOTEX® e no uso de algodão sustentável BCI.

Em 2015 o SPFW comemorou 20 anos de vida e um dos principais estilistas do mundo, Giorgio Armani organizou grandes celebrações no ano em que comemorou 40 anos na moda.

En el ámbito de la uniformidad profesional se busca más seguridad y la Santanense es cada vez más fuerte en el área de los tejidos ignífugos y de alta visibilidad.

Tanto en moda como en uniformes, la Santanense sobresale en innovación generando valor para nuestros clientes.

2020

El año comienza lleno de incertidumbres por el Coronavirus. El mundo entero se vio afectado por la pandemia.

No solo en el área textil, sino en todos los segmentos, nuevas reflexiones, nuevos hábitos de consumo, nuevos valores y nuevas formas de trabajar pasan a formar parte de tu día a día. Valorar el estilo de vida y el bienestar, son algunas de las nuevas miradas hacia el futuro.

La Santanense con agilidad e innovación contribuyó de forma decisiva a abastecer el mercado sanitario / hospitalario, a través de su área de negocio Workwear. Las comunidades donde estamos instalados, institutos socios y hospitales son apoyados con donaciones de tejidos realizadas por la empresa.

La búsqueda de la vacuna es el mayor deseo de todo el mundo.